A todos nos encanta llevar nuestras italianas impolutas y brillantes, uno de los elementos que mas resaltan en su característico diseño es precisamente el sistema de escape que incorporan. A menudo estos elementos no solo tienen la función prestacional que se le presupone sino que además su geometría se complica para dar lugar a un formato mas bello.

Es un elemento que no estamos tan habituados a limpiar y que presenta mas complicación de lo habitual, requiriendo en muchos casos tener que desmontar el sistema completo si queremos dejarlo perfecto. Lo mas común es que se vaya oxidando y quemando el recubrimiento que traen de fábrica, formando costras que con el calor se van depositado y dan un mal aspecto a la moto.

Siguiendo los pasos que daré a continuación, no solo limpiaremos, si no que devolveremos un aspecto óptimo al escape y retrasaremos la aparición del óxido.

Utilizaremos elementos muy básicos y baratos, necesitaremos mucha paciencia y por ello podemos realizarlo en varias sesiones para no acabar exhaustos, ese día nos ahorraremos el gimnasio.

 Los productos y utensilios usados serán:

  • Limpiador de vitrocerámicas
  • Estropajo antiarañazos
  • Lana de acero 000
  • Autosol Metal Polish
  • Microfibras (cogerlas usadas porque se van a estropear)

Empezaremos sacando los escapes a ser posible, hay modelos como la Monster que no es tan necesario porque se accede muy bien a los colectores y si no están en muy mala forma lo podemos hacer montados. Para sacar los colectores cada moto lleva su truco, en general es sencillo, te recomiendo lubricar las roscas de los tornillos de las culatas con aflojalotodo y quitar los muelles con mucho esmero porque suelen estar duros y saltar. Un truco es echar muchas fotos de todo lo que desarmes, para después saber en qué sitio iba cada tornillo, abrazaderas y muelles.

En mi caso parto de un escape muy lastrado, sobre todo por un viaje que hice en el que nos llovió a mares y la parte baja que salpica la rueda trasera estaba en muy malas condiciones.

El aspecto es nefasto en esa zona y en general está bastante “quemado”, sin brillo y muy desgastado.

Recomiendo hacer los pasos por elementos del escape, es decir, empezar desde el principio hasta el final con una pieza, cuando tengas un acabado decente en esa pieza, coger otra y así. Una vez tengamos todas las piezas bien, nos encargaremos de dar un aspecto uniforme al conjunto con el autosol y las microfibras.

Empezaremos por limpiar bien todo, para ello utilizaremos el limpia vitrocerámicas aplicado al estropajo antiarañazos. Seremos generosos con la aplicación de este limpiador y abrazaremos el escape llegando a todas las zonas. Con este paso hecho veremos unos resultados tal que así:

Como veis es muy pobre aún  y además al dejar secar el producto se forman esas manchas, pero no os preocupéis porque todo eso lo solucionaremos en los siguientes pasos. 

Ahora cogeremos la lana de acero e iremos frotando y frotando hasta conseguir que el óxido se expulse del sistema y vayamos sacando brillo a las piezas, en este paso parece que no se gana mucho pero es la preparación para dejar todo listo para aplicar el polish.

Si os fijáis bien el color va cogiendo brillo pero no acaba de perder esa tonalidad oscura que da tan mal aspecto: es hora de utilizar el pulimento. Para ello y en una primera etapa aplicaremos el pulimento directamente a la lana de acero para que juntos desbasten lo máximo posible:

De esta forma eliminamos esa capa de impurezas pegada al escape después de muchos km. Cuando empezamos a ver un brillo mas níquel o cromado, es momento de pasar a pulir con las microfibras y el autosol, iremos logrando un brillo espectacular y mas uniforme. Para llegar bien a todo el tubo se puede sujetar el trapo como si de un limpiador de botas se tratase, tirando con movimientos de vaivén de las dos puntas de la microfibra. En esta segunda etapa del pulimento, recomiendo ir viendo los resultados poco a poco e igualar los brillos para que no haya tramos con mas y menos brillo.

Ese sería el resultado final después de unas cuantas horas de frotar y frotar, cuanta mas cantidad de pulimento usemos y mas frotemos mas cromado nos quedará el escape, sed precavidos que podemos acabar con una Harley en vez de una Ducati, aunque ese efecto poco a poco irá desapareciendo.

Ahora quedaría montar todo con sumo cuidado, como nota os diré que las tuercas que lo sostienen a las culatas es bueno añadirles un poco de grasa de cobre para que no se gripen y que esos tornillos no llevan mucho par de apriete (en torno a 24Nm dependiendo el modelo).

El pulimento además crea una barrera que evita que el metal se oscurezca y lo protege, dándolo asiduamente evitaremos que acabe tan estropeado.

Os dejo con unas fotos de un buen amigo que también limpió su escape siguiendo estos pasos:

0 269