Una de las ventajas que tiene formar parte del DOC D.C.E. es que como club oficial de Ducati, se realizan una serie de eventos para los miembros de los clubes o para su dirección. Una vez al año se suele organizar una reunión para los presidentes de los clubes mas importantes del mundo. Como consecuencia del covid 19, este año no se pudo organizar algo tan multitudinario, como tampoco el World Ducati Week, así que decidieron hacer una rodada en Misano con las motos del Ducati Riding Experience y dos monitores de lujo:

  •  Dario Marchetti  Director Técnico del DRE
  • Matteo Ferrari MotoE World Champion 2019 y piloto de WorldSBK 2020 

 

El evento era cerrado sólo para el presidente o en su defecto uno de los responsables del DOC y un acompañante. Por cuestiones laborales el único que podía era yo, me dispuse a contactar con mi acompañante, otro entusiasta de Ducati que sabía no me fallaría y representaría al club como se merece, solo bastó una llamada de 30 segundos.

El evento llega en uno de los peores momentos posibles para viajar, con la legislación sobre turismo cambiando constantemente y sin especificar bien los requisitos. Todo salió bien, pudimos coger el vuelo a Bolonia y llegar hasta Riccione, a 15min del circuito donde nos hospedaríamos todos los DOC que participábamos en el evento. Un lugar maravilloso, pegado al mar donde disfrutar de la gastronomía y un ambiente muy italiano.

Poco a poco fuimos conociendo a los organizadores, a los miembros de DOC de todo el mundo y compartimos una amistosa cena en la que constatamos que seríamos el único DOC de España en acudir al evento, aunque no los mas lejanos, pues había de todas las nacionalidades.

 

Y por fin el gran día, uno de esos que no olvidaremos nunca. Nos desplazamos temprano al circuito de Misano, donde había un movimiento espectacular, motos de todas clases y modelos: 2 tiempos, Tamburinis, 999, 1098, muchas Panigales, y muchísimas japos…

Pero lo mejor nos esperaba en el box 1, 2 y 3 de Misano, en donde estaban todas las Panigales V2 y V4 que mas tarde tendríamos oportunidad de pilotar.

Era espectacular ver todas esas Panigales juntas, todas de circuito y sabiendo que poco después estaríamos dándolo todo con ellas.

Pasamos a la charla de los instructores, estuvieron como una hora hablando de cuestiones técnicas de la moto y del circuito. Nos dejaron claro que era un circuito muy técnico donde primaba la trazada mas que la velocidad pura y dónde teníamos que saber dónde y cómo colocarnos encima de la moto mas que saber en qué punto dar y soltar gas. Para alguien tan inexperto como yo demasiados consejos y cosas técnicas.

 

Una vez acabada la charla y explicadas las diferencias entre la V2 y la V4S nos dispusimos a salir a rodar. En primer lugar vi mas sensato coger la Panigale V2, puesto que por potencia y características la veía mas cercana a las motos que suelo conducir y con las que estoy mas familiarizado.

Y aquí llegó el espectáculo, primera vuelta para reconocer el circuito, ver lo ancho que es y las capacidades de la Panigale V2. De primeras me encuentro con una moto fácil de levar, que tiene los mandos muy bien colocados, estrecha y un poco pequeña para mis proporciones. Las estriberas las notaba muy adelantadas para ser una R, pero en general estaba muy cómodo. Dando gas la moto acelera suave y constante hasta muy arriba donde se nota que pierde contundencia, en general el motor es muy lineal, no hay patada ni ningún bache de potencia. Los frenos algo esponjosos, no es la frenada típica de Brembo, ajusto la maneta pero sigue igual, me sorprende esa esponjosidad. El cambio duro y directo con un recorrido amplio típico en Ducati.

Tras un par de vueltas me encuentro cómodo y voy dando mas gas poco a poco, fallo en casi todas las trazadas, no conozco los límites y se nota. Por momentos y por curvas creo que la voy teniendo bajo control, pero la curva número 8  “Quercia” que va después de la recta de atrás se me resistía saltándomela una y otra vez, me posicionaba bien, pero tiene poca visibilidad y entraba a demasiada velocidad. Tuve que ensayarla muchas veces hasta que conseguí cogerle el punto.

En un momento dado me vi solo en la pista, estaba agotado pero con la emoción no había caído en el tiempo, la cosa es que la tanda terminaba a las 9:20 y resulta que eran las 9:48 y yo seguía rodando, la parte de “fijaros en la hora que entráis y salís a los 20 min” no me había enterado…

Así que rápido para fuera a descansar y ver como rodaban los compañeros.

Tras una primera tanda de casi 50min estaba agotado y no solo eso, si no que debíamos entrar en 10minutos, muy poco tiempo para descansar. Como la V2 no me había dejado del todo satisfecho, decidí probar la V4S. Desde que te montas sientes que estás en una moto distinta, mucho mas ancha, un poco mas alta y con unas geometrías mas radicales. El motor como en la V2 no vibra nada ni suena con los escapes de serie. Vamos a probarla…

Salgo a la primera curva y casi salgo por arriba, ¡menuda diferencia en frenada! un tacto súper directo, en cuanto tocas la palanca ya estabas clavado, una auténtica delicia. Y llega la primera recta, madre mía como anda esa moto, ¡brutal! una sensación de levitar increíble, es lo mas rápido que he conducido, la moto no es que corra, es que vuela. Estiraba las marchas una tras otras y el motor parecía no tener fin nunca, elástico y lineal con potencia desmesurada desde abajo, muy fino, muy suave pero a la vez ultra rápido, la electrónica sólo te das cuenta que actúa porque ves las lucecitas de vez en cuando, si no nada.

En las primeras frenadas a pesar de la contundencia de la frenada entraba demasiado largo en las curvas porque frenaba con las referencias de la V2 y con esta, al llegar a mas velocidad debía frenar antes. Fui evolucionando cogiendo el punto a la moto y dando mas y mas. 

El efecto de las alas aerodinámicas se notaba en las curvas rápidas, sobre todo en el curvone en donde con la V2 necesitabas soltar mucho el gas para tener mas agarre en la delantera, con la V4S no necesitabas mas que flojar un poco. En ese punto al flojar y volver a dar gas rápido la moto se levantó de delante con una fuerza desmesurada, el motor es una barbaridad.

En las rectas te quitabas al resto de motos como moscas y eso que Misano no tiene largas rectas pero aún entrando mas lento en la recta dejaba atrás a la mayoría de motos. La caja de cambios tiene un tacto mejor que el de la V2, siendo mas corto el recorrido y el cambio sin embrague funcionaba de escándalo, tanto para subir como para bajar. Eché mucho de menos llevarlo invertido como en mis motos. 

La sensación que tenía con esta moto era de que todo ocurría demasiado rápido, demasiado deprisa, se acumulaba el trabajo, exige mucho físicamente y llegaba un punto en el que perdía la concentración debido a la fatiga. También acusaba el no poder descansar de la tanda anterior.

Luis también tuvo las mismas sensaciones con la V4S y eso que él tiene una Desmosedici RR, es decir, sabe lo que es una moto potente.

Así fue pasando el día y aprovechábamos en los descansos para relacionarnos con tantos clubes que había por allí que al fin y al cabo es para lo que estábamos allí, para representar al club.

La acción era frenética, apenas me bajaba de la moto e íbamos corriendo con las banderas a echarnos fotos, a ver a pilotos, mecánicos, a hablar con algunos presidentes, intercambios de tarjetas, de pegatinas, números de teléfono…

 

Se ve que le caímos bien y nos dejaron hasta personalizar alguna moto…

Y así entre rodadas, fotos, charlas y amigos fuimos terminando una jornada que jamás olvidaré, gracias a todos por darme la oportunidad de representaros, por hacer este club tan grande, seguiremos poniéndole el esfuerzo necesario para que todo vaya cada día mejor y sigamos formando esta gran familia.

Hasta la próxima amigos, Forza Ducati Club DOC D.C.E.

 

 

0 165