Casi recién llegado de una experiencia brutal recorriendo este salón, voy a enseñaros y comentaros algunas de las miles de motos y experiencia que recogí allí.

El Eicma es el salón de la moto en Milán, es la exposición de motos mas grande de Europa, es la plataforma que utilizan la mayoría de las marcas para dar a conocer sus nuevos modelos de cara al año siguiente. Es un escaparate que aglutina a marcas de motos, marcas de accesorios, de ropa, público y prensa en un mismo lugar.

Para empezar te encuentras con un atasco de dimensiones descomunales, mas aún, si vives en un pueblo de 5.000 habitantes como el que escribe. No estoy acostumbrado a tales aglomeraciones. Al llegar allí el espacio se ve inmenso, tanto que dudas que todo aquello pueda estar lleno de motos y relacionados.

El mogollón de gente se hace cada vez mas palpable a medida que vamos entrando y aumentando las colas.

La feria en sí está formada por varios pabellones, comunicados por unos enormes pasillos, algunos cubiertos y otros no, todo es moderno, muy cuidado y preparado para un evento de estas características.

Hay un ambientazo, gente de todo el mundo con ganas de ver y sentir las novedades del mercado.

Entro en uno de los pabellones y casi como un pollo sin cabeza empiezo a buscar los stands y marcas que me gustan. Quiero llegar a Ducati cuanto antes y allí está, en el medio de todo aquel mogollón. Lo que mueve Ducati en una feria de estas es indescriptible, para muestra un botón:

 

Y en el centro de todo, la susodicha, la mas esperada SBK. Llamada a revolucionar las bases de este segmento, puesta en cuestión por los puristas de la marca por abandonar el glorioso bicilíndrico, la espectacular V4R, el modelo con el que Ducati pretende recuperar su corona:

 

Era el centro de todas las miradas, acaparaba todos los focos, los flases, algo así como una estrella de Holliwood en la alfombra roja.

 

Vista de cerca presenta unos acabados a la altura de la montura y una estética brutal, destaca frente a su hermana la V4. Las branquias laterales le dan un aspecto mas rudo y las aletas aerodinamicas nos evocan a las modernas MotoGP todo en post de una mejor eficacia aerodinámica y termodinámica.

Mas adelante pudimos ver la variante de competición que Ducati venderá a los equipos privados para luchar por títulos, de diseño mucho mas espartano y anodino, lista para ser rotulada por los equipos. El verdadero alma de competición de Ducati para los años venideros:

 

 

 

Sin movernos de allí vemos las siguientes novedades que nos trae nuestra marca: la renovada Diavel 1260. Sigue siendo tan espectacular como siempre, moto musculosa, atrevida y definiendo un nuevo concepto de “cruiser”. Esta versión montando el 1260 gana en respuesta y suavidad. Llama mucho la atención en este nuevo modelo los intermitentes integrados en el lateral del radiador y el aspecto mas fluido de su depósito. Como siempre viene equipada con la mejor tecnología y equipamiento, mas aún en su versión S.

 

 

Tocaba el turno de la nueva Hypermotard, modelo que tenía muchas ganas de ver y que tenía el listón muy alto en sus versiones anteriores. Si ya en fotos me pareció una moto muy bonita y que conservaba la esencia de la saga, en vivo mas aún. El subchasis multitubular, los dos escapes bajo el colín, el afilado morro y la posición de conducción me parecen un acierto, creo que fue el modelo que mas me sorprendió de Ducati en el salón.

 

 

La nueva Multistrada 950S es otro acierto por parte de Ducati, ya que hereda toda la tecnología de su hermana mayor la Multistrada 1260 conteniendo el coste y contando con un estupendo motor incluso mas válido para muchos terrenos que el de la 1260. Las llantas de radios disponibles como en el modelo Enduro le dan un toque de personalidad muy característico.

 

 

Por allí vimos también un par de modelos nuevos que básicamente son actualizaciones menores o cambios en el color, la Monster 821 Stealth y las nuevas Scramblers:

 

 

 

La que muy pronto se convertirá en un mito, al ser la última bicilíndrica de competición de Ducati (pese a no contar con ningún título de SBK) no se quiso perder el encuentro:

 

 

Llegados a este punto, he de decir que me sorprendió mucho como los italianos identificaban rápidamente nuestra bandera, pudimos charlar con algunos de ellos y me explicaban que nos seguían por redes sociales y estaban enterados de los eventos del club, es un placer contar con gente así.

De repente se agitó el público y corrieron en avalancha hacia CNC Racing que se encontraba muy próxima, allí estaban los pilotos de MotoGP, Petrucci y MIller firmando autógrafos.

 

 

Después de esto, fuimos viendo todas esas marcas de accesorios y equipamiento relacionadas con Ducati: CNC Racing, EVR, DucaBike, Zard, Termignoni, Brembo, Rotobox, Öhlins…

 

 

 

La mayoría de los fabricantes eligen como motos de muestra a las Ducatis, es algo extendido en todas las marcas de accesorios.

Me llamaron mucho la atención los monos que traía Alpinestars y que habían sufrido fuertes caídas, da miedo pensar lo que sufrieron esos pilotos.

 

 

 

Para terminar me gustaría enseñaros algunas motos que me sorprendieron gratamente, como veréis tengo pasión por las italianas en general y marcas como MV Agusta o Aprilia trajeron algunos modelos espectaculares.

 

 

En general el salón es impresionante, hay tanto que es difícil de abarcar y acabas con la sensación de que no has visto todo lo que deberías pero es una gran experiencia que recomiendo a todos los aficionados de este mundillo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 239